Una prueba de fuego

Las hormigas obreras se ayudan entre sí para recoger comida y llevarla al hormiguero. Recogen alimento durante la época estival para sobrevivir durante el duro y frío invierno. Todo lo que sea conseguir alimento será bueno, porque a fin de cuentas se trata de sobrevivir. En una situación parecida se encuentra el juvenil A del Castilleja. Como las hormigas obreras trabajan a destajo para recolectar todos los puntos que se encuentren por el camino. Por el momento, son pocos, diez para ser más exactos, pero los de Pablo Galán siguen sumando jornada tras jornada, algo que en esta categoría no es nada fácil.

Es una realidad que los blanquiazules viven sobre un alambre constante. Suman en diez jornadas diez puntos y están a solo a cuatro de los puestos de descenso que marca el 26 de Febrero y el Ceuta con seis. Las urgencias crecen pero a su favor tienen que tienen un pequeño margen de maniobra con respecto al descenso y que todavía no ha dormido ninguna semana en la zona cliente de la clasificación.

Pero Pablo Galán quiere comenzar a sumar de tres en tres cuanto antes. El de Villanueva ha rediseñado y mejorado el entramado defensivo, lo que ha provocado que el equipo sea más fiable y conceda menos en defensa. Y el equipo ya está respondiendo. El viernes el equipo logró un meritorio empate en la Ciudad deportiva del Granada, el tercer clasificado del Grupo IV de División de Honor. Uno de los campos más complejos de la liga, ya que el conjunto nazarí tan solo había perdido un encuentro y fue contra el Málaga, otro aspirante al título.

Un punto que deberán hacer bueno el domingo en el Antonio Almendro ante la AD Nervión. Los nervionenses no han comenzado ni mucho menos mejor que el Castilleja. Suman tan solo dos puntos más en la clasificación y su objetivo más inmediato no es otro que el de la salvación. Un recién ascendido que está compitiendo bien y desarrollando buen fútbol. Dos aspectos que en esta categoría no es fácil de llevar a la práctica, por lo que la papeleta que tendrán los alixeños será de órdago.

Quizá es pronto para catalogar un partido de esta enjundia como una final o un match-ball teniendo todavía por delante más de la mitad de la Liga, pero si es una realidad que el Castilleja  necesita puntuar como sea ante un rival directo como la Agrupación Deportiva Nervión. Los alixeños se encomiendan al Antonio Almendro donde todavía no conoce la derrota y a su buen hacer defensivo. Eso buen hacer que le ha llevado a perder solo un partido de los últimos cinco disputados.