Hasta el último aliento

Si por algo se caracteriza el Castilleja Club de Fútbol es por no perder nunca la esperanza. No dar un balón por perdido, no desistir nunca en una idea, luchar hasta la saciedad, hasta que las piernas no puedan más, luchar hasta el final. Eso es una característica intrínseca en el ADN de este pequeño pueblo del Aljarafe sevillano. Allá donde vaya, ya sea Huelva, Córdoba, Cádiz o en la propia Sevilla, el Castilleja defiende con orgullo y pundonor los colores azul y blanco que portan en su escudo. No es simple palabrería barata, es una realidad.

El pasado domingo el juvenil ‘A’ del Castilleja Club de Fútbol demostró esa condición innata que poseen todos los equipos de la cantera blanquiazul: creer hasta el final. Y es que los pupilos de Pablo Galán rescataron un valioso punto de su visita a San Fernando gracias a un gol en las postrimerías del encuentro del central, reconvertido a delantero en ese instante, Paco Granja. Un cabezazo que hizo estallar de júbilo a todo el banquillo y aficionado blanquiazul presente en San Fernando. No era para menos. El gol de Paco Granja en el último minuto de partido sirvió para que los blanquiazules se llevasen un valiosísimo empate de la siempre complicada localidad gaditana.

Un punto de oro que sirve para que los sevillanos sigan una semana más codeándose entre los grandes de la categoría y se acerquen a su verdadero objetivo: la permanencia. El Castilleja está a menos de 10 puntos de certificar su presencia una temporada más en Liga Nacional. La media de puntos para certificar la salvación está en torno a los 30-35 puntos. Una media que parece que más pronto que tarde lograran rebasar los pupilos de Pablo Galán.  El tiempo y el paso de las jornadas lo dirá, pero si de algo está sobrado este equipo es de coraje y corazón.