Un Castilleja de ascenso

Soplan vientos favorables en la Avenida del Solís. Todo sale a pedir de boca, y no es para menos. El Castilleja funciona como el engranaje de un reloj suizo. Alejandro Ceballos, después de un verano intenso y convulso, ha sabido dar con la tecla exacta para que el equipo experimente un nivel superior tanto a nivel colectivo como individual y sea, a día de hoy, líder del grupo I de División de Honor.

Las dudas generadas durante el transcurso de la pretemporada han quedado relegadas a un segundo plano gracias al excelso nivel ofrecido por una plantilla joven e inexperta. Los cambios introducidos por Ceballos han sido fundamentales para que el equipo ocupe una posición privilegiada en División de Honor. El cambio en el entramado defensivo y en la mentalidad del equipo, la clave.

El de Gines ha conformado un grupo humano muy potente donde el colectivo está por encima de las individualidades. Esto se demuestra cada fin de semana. Todos van a una, juntos de la mano por un objetivo común. “El equipo siempre está unido, no hay nadie por encima del otro”, señala el prometedor Ale Marín. El Castilleja es un bloque sin fisuras. A los veteranos como Alfonso, Plata o Quino, se han sumado jugadores jóvenes con una gran proyección como Armenta, Miguel Gómez, Pitero, Álvaro Moro, Tomás o José Gordillo. Una plantilla amplia y que no conoce límites.

Una nómina de jugadores muy dispar y diferente, pero con argumentos de sobra, a aquella que comandó José Antonio Granja allá por la temporada 2015 cuando el Castilleja CF consiguió el ascenso a Tercera División por primera y única vez en su historia. De aquella histórica infantería de 23 jugadores, solo permanecen en la actual plantilla dos jugadores: Alfonso y Quino, ambos titulares indiscutibles en la actualidad.

El Castilleja diseñado por Ceballos supera a estas alturas de la temporada al histórico equipo de José Antonio Granja que consiguió el ascenso a Tercera División (15)

Las diferencias entre plantillas y proyectos son claros. El equipo de Granja estaba consolidado con jugadores veteranos que llevaban ya varias temporadas ligados al club del Antonio Almendro y con un entrenador con una idea clara y reconocible. Aquel equipo llevaba varias campañas quedándose muy cerca de los puestos de ascenso. Un proyecto consolidado que tenía como objetivo ascender. El de Ceballos es prematuro y con menos de seis meses de vida, pero con unos resultados que incluso mejoran a los de aquel histórico ascenso.

A estas alturas de la campaña, el Castilleja de Alejandro Ceballos suma 21 puntos en las nueve jornadas disputadas hasta ahora. Un bagaje que le hace ser líder indiscutible de División de Honor con cuatro puntos de margen sobre sus inmediatos perseguidores. Números de ascenso. Y es que si nos fijamos en el único precedente en el que el Castilleja logró el ascenso a Tercera es para estar muy ilusionados. El Castilleja diseñado por Ceballos supera a estas alturas de la temporada al histórico equipo de José Antonio Granja que consiguió el ascenso a Tercera División (15).

Los de Granja consiguieron en las primera nueve jornadas de liga cuatro victorias – Almodóvar (2-1), Peñarroya (1-2), Estrella (0-2) y La Voz (1-4) – , tres empates – Pedrera (0-0), San José (2-2), Lucena (2-2), y dos derrotas – Morón (2-0) y Pozoblanco (2-1), lo que hace una puntuación de 15 puntos, seis menos de los que posee actualmente el Castilleja.

Al fin y al cabo, son simple estadísticas y el balón será el que dictará sentencia, pero es una realidad que este Castilleja apunta alto en una temporada que puede ser histórica. Los números así lo dicen, ahora tocará certificarlo en el campo.