La unión hace la fuerza

El Castilleja vuelve al Antonio almendro después de asaltar la Ciudad Deportiva del Recreativo de Huelva y conseguir así su tercera victoria consecutiva a domicilio y la quinta en liga. Las cosas no pueden salir mejor. Ceballos esta sabiendo imprimirle al equipo ese saber competir del que tanto insistía en pretemporada. Ha encajado todas las piezas en el puzzle, ha encontrado un sistema idóneo para recibir poco y ganar mucho, y está volviendo a despertar el miedo y el respeto en sus rivales.

Este equipo puede estar jugando mejor o peor, pero gana siempre. Puede tener mejor o peores tramos de partido, dominar o ser dominado, recibir muchas ocasiones o fallar muchos goles; pueden suceder muchas cosas a lo largo de un partido, pero lo que es seguro es que el resultado al término de los 90 minutos es siempre el mismo, la victoria del Castilleja. No es fácil hacer del hábito una costumbre pero el Castilleja lo está consiguiendo, sufriendo como ante el Aroche o el Atlético Onubense. Ahí radica la diferencia entre los equipos ganadores y aquellos que solo saben buscar excusas.

Los de Ceballos son líderes por méritos propios. Un objetivo impensable a estas alturas de la campaña por la juventud del grueso de la plantilla. Los más jóvenes están respondiendo a las mil maravillas y a los más veteranos no se le caen los anillos. Un bloque unido por un objetivo común: ganar cada partido. El nivel que están ofreciendo es sobresaliente, pero si bueno es su trabajo, mejor es el que está llevando a cabo el ex del Recreativo de Huelva, Alejandro Ceballos: de Matrícula de Honor. Sin embargo, no se puede vivir de las victorias del pasado. Hay que vivir del presente y del ahora, y solo mirar atrás para saber que pasos serán los correctos.

El Castilleja es el equipo que más puntos ha conseguido en las últimas cinco jornadas (15)

Este domingo, los alixeños reciben al Chiclana, un recién ascendido que no levanta cabeza, pero que la mitad de sus puntos los ha conseguido lejos de su estadio. Un rival en horas bajas que invita a la consecución de una nueva victoria. Pero esto es fútbol, y los excesos de confianza nunca fueron buenos. Cuando más pecho saca uno, más rápido se lo meten para dentro, por lo que el equipo tendrá que tomarse el encuentro con seriedad sino quiere sorpresas indeseadas.

Aun así, los gaditanos no pasan por un momento demasiado boyante. Solo han sumado tres puntos de los últimos 18 en juego, un bagaje muy pobre que lo hace estar en una situación crítica nada más comenzar la liga. Un equipo herido que buscará recuperar la sonrisa en un lugar donde nadie ha conseguido rascar un punto. El Castilleja deberá de  controlar  la extra motivación de su oponente para sumar tres nuevos puntos. Hacer su juego y no salirse del guion. Ese debe ser el objetivo de un Castilleja que avanza con paso firme en División de Honor.