La crónica del Castilleja 1-1 San Juan: Duro revés en el estreno en Liga Nacional

“El trabajo bien hecho te garantiza estar cerca del éxito, pero no te garantiza lograrlo”. Ya lo dijo hace unos meses atrás Pablo Galán. A veces, aunque hagas muchas cosas bien y seas superior a tu rival, no siempre se dan los resultados que uno espera. En el fútbol la justicia es ficticia. Un hecho real y comprobado a lo largo de la historia y el encuentro del domingo fue un capítulo más de esa larga historia de injusticias futbolísticas.

El Castilleja juvenil estuvo a punto de rozar la perfección en su debut en Liga Nacional. Partido completísimo de los pupilos de Pablo Galán, empañado por el empate del San Juan en los minutos finales.  Un empate que sabe a derrota. Y no es para menos. Los blanquiazules dominaron de cabo a rabo en un partido en el que mostraron sus primeras señas de identidad: la solidez defensiva y la verticalidad.

Un equipo que sabe a lo que juega y encima lo hace muy bien. Sabe cuando tiene que presionar y cuando tiene que replegar sus filas y ‘sufrir’ sin balón. En cambio, cuando el balón está en su poder maneja una amalgama de recursos innumerables. Pero si por algo se caracteriza este equipo es por sus portentosas transiciones ofensivas. Un arma potenciada por sus grandes lanzadores y los puñales que ocupan sus bandas: Alfonso y Álvaro, dos de los grandes animadores del juego alixeño en la primera mitad. De una de las muchas incursiones por banda de Alfonso, llegó el primer gol del partido. La conexión de Alfonso y Álvaro se hizo completa, cuando el fino extremo izquierdo del Castilleja llegó a línea de fondo para conectar con Álvaro y hacer el 1-0. Una acción que se repetiría en más de una ocasión durante el partido, ya que Alfonso, el mejor del encuentro, encontró una y otra vez un pasillo por su banda.

Tras el gol, el San Juan despertó de su letargo inicial. Comenzó a mover el balón de un lado a otro, sometiendo al Castilleja a largas posesiones de balón. Sin embargo, esas posesiones de balón no se tradujeron en ocasiones de gol. Los de Pablo Galán se pertrecharon en medio campo con una buena disposición táctica que hacía que todos los ataques visitantes quedarán en nada. El San Juan no era capaz de superar el muro diseñado por el de Villanueva y el Castilleja disfrutaba de lo lindo a la contra. La defensa sanjuanera era incapaz de parar las continuas transiciones de los blanquiazules que bien pudieron sellar el partido en los primeros 45 minutos de haber sido más certero de cara a puerta.

No obstante, tras el paso por vestuarios la tónica del partido cambio. El Castilleja tuvo que bajar el ritmo ofrecido en la primera mitad del encuentro. Era imposible mantener tal nivel durante todo el encuentro, por lo que el San Juan comenzó a ganarle terreno a los alixeños y a llegar con cierto peligro al área defendida por el espigado Miguel. Pero ahí, en pleno dominio del San Juan, se erigió una de las figuras de los locales, Miguel. El mediocentro defensivo tiró de galones y personalidad para hacerse dueño y señor del centro del campo. Cortó, distribuyó y mandó en el medio campo alixeño. Una figura transcendental en el esquema de Pablo Galán, que no pudo evitar el empate del San Juan. El partido se le hizo demasiado largo a los blanquiazules. El cansancio se apoderó de las piernas de los alixeños. Los visitantes se crecían con el paso de los minutos y comenzaban a crear serios problemas a la zaga local. El Castilleja estaba jugando con fuego y el que juega con fuego en esta categoría se acaba quemando. En el tiempo de descuento, el San Juan transformó el definitivo 1-1 en el luminoso y devolvió al Castilleja a la realidad más absoluta: esto es Liga Nacional.