Crónica | Castilleja CF 3 – 2 CD Isla Cristina: Tres puntos para no descolgarse

Victoria sufrida del Castilleja CF ante el CD Isla Cristina por tres goles a dos. Los blanquiazules, que llegaban al encuentro tras caer ante la Ol. Valverdeña la pasada jornada, lograron  su tercera victoria consecutiva en el Antonio Almendro ante el conjunto onubense. Tres puntos de oro que les sirve para seguir en mitad de la tabla y mirar de reojo a los puestos más altos de la clasificación.

Aún así, si el Castilleja quiere aspirar a algo más debe de afrontar los partidos con una mayor tensión competitiva. Los sevillanos salieron al terreno de juego languidecientes y desconectados de todo lo que ocurría  a su alrededor. La cosa parecía que no iba con ellos. El frío de la mañana les había calado hasta los huesos. Las sensaciones no eran las mejores cuando todavía no se había llegado ni a los 20 segundos de juego, y el Isla Cristina ya ganaba por un gol a cero. Pero ni siquiera el gol de los visitantes hizo que los aljarafeños se tomasen en serio la cita. Los onubenses eran muy superiores con muy poco. No creaban ocasiones claras, pero el run run que se respiraba en cada pase, en cada control, en cada gesto, era evidente. El Castilleja flotaba sin un rumbo fijo. Podía pasar de todo, a favor o en contra. Todo pendía de un hilo. Un hilo en el que Guti dio una masterclass de funambulismo. Como buen equilibrista, el medio blanquiazul sostuvo a su equipo sobre el hilo con una maestría fuera de toda duda. Su balón medido a la cabeza de Alfonso en el gol del empate es buena muestra de ello. El central se aprovechó del caramelo que su compañero le sirvió en bandeja de plata para conseguir igualar la contienda, y darle así, una vuelta más de tuerca al partido.

La imagen puede contener: 2 personas, personas practicando deporte y exterior Esa acción fue el desencadenante de todo. El Castilleja despertó de su largo letargo para darle la vuelta al marcador. En otra falta lateral el Castilleja logró el empate. Nino se encontró con un balón maravilloso en el pico del área grande. Un balón bombeado al que no se le ocurrió otra cosa que pincharla con el pecho y transformar el segundo gol del partido con una chilena antológica. Un gol que certificaba la remontada de los locales. La reacción del Castilleja había sido sorprendente. Nadie se esperaba que remontase después de unos primeros 10 minutos deficientes de juego. La imagen era muy diferente, el Castilleja podía ganar.

Y con esa idea salieron en la segunda mitad a por el Isla Cristina. Los de Manuel Luque eran infinitamente superiores a sus rivales en todos los aspectos del juego. Dominaban el partido a su antojo, tan solo le faltaba el gol. Un tanto que llegaría de la mano de Cristián. Su remate de cabeza fue imparable para el guardameta onubense que veía como el partido se les escapaba. A raíz del gol, el Castilleja lo siguió intentando. Siguió buscando la portería rival con un Ale Marín espectacular. Su partido fue de notable alto, tan solo le faltó el gol. Uno que nunca llegó porque la diosa fortuna le dio la espalda. Su tremendo disparo desde la frontal del área fue repelido por la cepa del poste. Habría sido un señor gol. Pero ese golpe de realidad hizo que el Isla Cristina despertara y a falta de 10 min recortó distancias al transformar el penalti cometido por mano de Plata. El delantero alixeño no tuvo su día, ya que poco después dejaría a su equipo en inferioridad numérica por doble amarilla. El miedo se apoderó del feudo sevillano. La situación idílica de comienzos de la segunda mitad se había torcido drásticamente. Los onubenses lo intentaron hasta el final pero el marcador no se movería más. Los tres puntos se quedarían una vez más en el fortín del Castilleja, el Antonio Almendro.