Crónica | Castilleja CF 3-0 La Palma: Ganó y convenció

El que quiera ganar esta temporada en el Antonio Almendro tendrá que sudar sangre para llevarse los tres puntos. Eso ha demostrado hasta ahora un Castilleja imparable en su estadio. Los alixeños se impusieron con contundencia a La Palma por tres goles a cero. Su partido, ante un rival directo por los puestos altos, fue perfecto. Los de Ceballos dibujaron el mejor partido de lo que va de campaña: serio y rocoso en defensa y resolutivo en área contraria. Una nueva victoria que demuestra el enorme potencial que atesora el Castilleja.

Y es que el Castilleja se mueve como pez en el agua cada vez que pisa el Antonio Almendro. Los nervios y la inexperiencia se disipan con un par de pases y toques de balón. Los de Ceballos se crecen al resguardo del coliseo alixeño, abrigados por su público y alentados por su gente. Los blanquiazules tenían una dura papeleta por delante. Recibía al equipo más goleador del campeonato después de encajar en la jornada anterior tres goles. Pero este equipo está hecho de otra pasta. Solo sabe reponerse de las adversidades, y de qué forma.

El Castilleja impuso su ley ante la Palma desde que el colegiado posase por primera vez sus labios en el silbato. Las dudas iniciales, propios del empuje y de la presión adelantada del cuadro visitante, se disiparon con el paso de los minutos. Fue superar la franja del primer cuarto de hora cuando el Castilleja tomó el control del encuentro. Los palmerinos dieron un paso atrás y cedieron la iniciativa de la bola a los locales. Eso fue su sentencia. Los aljarafeños comenzaron a mover de un lado para otro la pelota. Las ocasiones no llegaban pero el dominio en la medular era aplastante. Era cuestión de tiempo. Y así fue. Una buena triangulación del mediocampo alixeño acabó en un centro de Álvaro Moro al corazón del área donde esperaba el siempre oportuno José Plata, pero su remate, qué remate, fue repelido de manera espectacular por el guardameta visitante. Pero la jugada continuaría y el propio Plata colgaría un balón tenso al segundo palo al que llegaría un incombustible Álvaro Moro para abrir la lata con un derechazo cruzado a bote pronto. Un gol que hacía merecimiento a lo que se había visto en los primeros 45 minutos.

Tras la vuelta de vestuarios, la sensación de superioridad del Castilleja se incrementó con creces. Los de Ceballos le metieron una marcha más al partido y en menos de un minuto Plata ampliaría la ventaja en el marcador. Fulgurante inicio de segunda mitad que deshizo cualquier atisbo de reacción por parte visitante. Ese gol dejó tocado al conjunto onubense, pero el penalti transformado por Miguel, cometido sobre Plata, pocos minutos después terminó de noquear por completo a La Palma. A raíz del tercer gol, se jugó a lo que el Castilleja quiso. Metió el partido en la cubitera. Era la mejor opción, ya que los visitantes, desquiciados por las decisiones arbitrales, solo buscaban la confrontación directa y sacar del partido a los de Ceballos. Esta vez fueron más listos que ellos y no entraron al trapo. Finalmente, fueron ellos los que acabaron ahogándose en sus propias palabras. El ejemplo perfecto fue el de Vázquez que en su regreso a casa acabó expulsado. Una decisión que no afectó al resultado final de un partido perfecto del Castilleja. El mejor de la temporada que lo lleva a situarse quinto en la clasificación a un punto del Guadalcacín, líder de la División de Honor.