Crónica | Castilleja 2-2 Atl. Antoniano: Un punto que bien pudieron ser tres

El Castilleja empató a dos en su estreno liguero ante el Atlético Antoniano en el Antonio Almendro. Un punto que deja con la miel en los labios a los de Manuel Luque, ya que bien pudieron ser tres puntos en el alargue del encuentro. Si bien, el Castilleja no tuvo la suficiente clarividencia para desarrollar su juego, muy limitado por las propia presión del partido, la buena disposición táctica del Antoniano y el calor asfixiante que hacía imposible la práctica deportiva.

La nota positiva la puso el recién llegado Pablo García. El delantero originario de Benacazón, se fajó durante todo el encuentro con la experimentada defensa rival, e incluso obtuvo recompensa a tal esfuerzo con un sonoro gol. Junto a él, también se debe destacar la capacidad de reacción del equipo alixeño, que no dio por perdido el encuentro en ningún momento, a pesar de ponerse en dos ocasiones por debajo del marcador. La nota negativa: la fragilidad defensiva.

En el encuentro hubo dos partes muy bien diferenciadas: una primera en la que el dominio y la igualdad entre ambas escuadras fue latente; en el segundo acto la cosa fue bien distinta. Ambos equipos se despojaron de sus ataduras para mostrar desde el primer minuto el verdadero potencial futbolístico que atesoran en sus botas. Quien más lo buscó desde el inicio del segundo tiempo fue el Antoniano, que seguía con su plan inicial de esperar al Castilleja a una altura intermedia en el campo, con el objetivo de que los blanquiazules no conectaran con facilidad con los hombres de medio campo, y dividiese el cuero a través de un balón en largo. Por su parte, el Castilleja salió con la firme idea de ser protagonista con el esférico, pero aún se nota que al equipo le hace falta más confianza y rodaje para dominar estas situaciones.

Un hecho que se comprobó en el primer gol del partido, en el que Nene e Isco no se entendieron y el nº 10 del Antoniano se aprovechó para perforar la portería de Ezequiel con un derechazo raso desde más allá de la frontal. Sin embargo, en lugar de hundirse en la desolación y la desesperación, el gol expolió a los de Manuel Luque, que se lanzaron a por un empate que no tardó en llegar. El oportunista delantero del ‘Casti’ Pablo García se aprovechó de un error del guardameta visitante para hacer desde la frontal del área el empate a uno. Un resultado que cambiaba las perspectivas del Castilleja en el encuentro, todo era posible. Pero una vez más el Antoniano puso tierra de por medio. Pase de la muerte y gol, la combinación letal que estuvo a punto de dejar a los aljarafeños sin puntuar. “Vuelta a remar”, pensarían los futbolistas de Luque, pero si por algo se caracteriza este Castilleja es por no rendirse. Y así lo hizo.

El Antoniano replegó sus huestes hasta su campo, a falta de media hora su plan era cuanto menos peligroso, jugaban con fuego y eso lo sabía el técnico blanquiazul. Manuel Luque no se lo pensó dos veces y puso todo lo que tenía en el campo. No había más opciones, era eso o sucumbir en el primer partido liguero, y a eso no estaba dispuesto el de Tomares. Introdujo en el terreno de juego a David y a Reda casi a la par. Buscaba un cambio de tendencia que acabó llegando de uno de los recién llegados. David marcó el definitivo empate a dos que no se movería más del marcador, a pesar de lo loco que se convirtió el partido desde entonces. Idas y vueltas constantes, fallos incomprensibles y salvadas estratosféricas… En definitiva, un caos sobre el césped donde la táctica y la pausa no tuvieron cabida. Ni si quiera el sol pudo parar las ansias de uno y otro por buscar la victoria. Ambos estaban desenfrenados y cualquiera pudo llevarse el partido -Plata tuvo la victoria en el 88’-  pero nadie fue capaz de llevarse los tres puntos para casa.